viernes, 6 de febrero de 2009

LA PUREZA DE UNA RAZA

Podríamos empezar por hablar de Zootecnia, de la Etnología o de la producción animal, y ocuparnos del estudio de las razas, o de fenotipos y genotipos, pero sinceramente pienso, que en una Web para aficionados a la canaricultura, tanta teoría puede ser un tostón y yo me pierdo si no voy con apuntes, así que intentaré exponer: lo que para mi, es un raza y como hemos ido acortando el pájaro y deteriorando la forma.

Espero que estos comentarios de los distintos apartados de la planilla, fruto de más de veinte años criando un mínimo de un centenar de razas anuales, recogiendo e intercambiando impresiones con aficionados catalanes y españoles, así como de varios países, puedan servir para aclarar ideas a todos los que críen y enjuicien el raza.

El referente donde se basan normalmente los criadores para seleccionar correctamente una raza de canarios es su estándar, documento muy importante para identificar y tener un cierto criterio para escoger los mejores reproductores y ejemplares para exposiciones, pero solo un estándar es insuficiente si no se conoce adecuadamente las características esenciales de cada raza, y eso es muy difícil, si no se esta unos años criando, concursando y cambiando impresiones con criadores expertos. Pienso que somos pocos los jueces que estamos en una tierra donde desde siempre hemos enjuiciado razas de muy buena calidad, quizá por eso siempre hemos tenido la idea clara de como debe de ser esta pequeña maravilla.

Todos los apartados del estándar y de la planilla de enjuiciamento son muy importantes incluso el preámbulo o título donde aparece enmarcado en el grupo de canarios de forma y pluma lisa, esto que es una obviedad a veces no se tiene en cuenta.

El raza española es un canario de forma y no de talla, y de pluma lisa y no con rizos o faldones, al contemplarlo debemos conocer claramente su forma correcta, visualizarla mentalmente para compararla con el ejemplar observado, una buena idea para imaginarse un buen raza es tener presente la forma de un lápiz ligeramente inclinado entre unos treinta y cuarenta y cinco grados sobre la horizontal. El cuerpo no puede ser grueso ni rechoncho, como algunos premios que se están viendo por los concursos

La talla es un apartado fundamental en la raza, de hecho en su creación el estándar marcaba 11 cm. y lo convertía en el canario miniatura por excelencia. Esa era la idea en su origen obtener la raza de canarios más pequeña del mundo. ¿Por que, se cambio esta medida sin consultar a los verdaderos criadores del Raza? No se sabe, lo cierto es que nadie consultó a la mayoría de criadores catalanes, y con eso se pierde una característica primordial de la raza, ser el canario miniatura, como se define en su estándar. ¿Alguien diría que el giboso debe de cambiar la forma de 1 en 7, sin consultar a criadores andaluces y canarios?
Nunca se pueden comparar un raza por talla a un fife fancy o un gloster. Creo que había quién creía que el raza no podía llegar a eso 11 cm. y se ha comprobado que puede ser. Los originales 11 cms. de las antiguas planillas nos definían claramente que los canarios de raza española eran los más pequeños de las exposiciones y concursos, ahora haciendo caso del estándar pueden ser como los fife fancy o incluso como los gloster.



Polémicas aparte, desde mi punto de vista, un buen ejemplar puede llegar a los 12cm. para concurso, además si su forma es muy buena y la talla excede en poco esos 12cm., para la cría no pasa nada, la talla se puede reducir con los años, no hace falta corre con inventos ya inventados de hibridaciones múltiples que solo llevan a deteriorar la pureza de la raza y esa forma alargada, un canario con una buena forma si esta dentro de una talla máxima que nunca debería de exceder de los 12,5 cm. es un buen ejemplar

El apartado de dorso y el pecho, intenta definir el cuerpo. La definición de estrecho firme y sin prominencias, no dice mucho. Tenemos que imaginar esa forma muy parecida a un lápiz como comentaba anteriormente, hay que tener en cuenta varias cosas:
La importancia de la espalda estrecha, hombros rectos y escondidos dentro del plumaje, observar el pájaro desde arriba es esencial para comprobar la estrechez del ejemplar. Lateralmente la cabeza, la espalda y al cola deben de ser una línea recta de unos 45º, sin levantar la cabeza hacia arriba y sin arquear la cola hacia abajo.
La espina dorsal no debe de ser más alta que los hombros, la espalda debe de ser recta, por eso la forma cilíndrica no es totalmente cierta, la parte superior del cilindro imaginario que seria el cuerpo, debe de estar seccionada por un plano recto paralelo al cuerpo, hay algunos colegios de jueces extranjeros que están confundidos en este aspecto, una sección totalmente cilíndrica del cuerpo, es un grave error, una similitud con el hoso que no debe de existir, que debería de desaparecer definitivamente.
También es un defecto observar el pecho ancho o con partes que sobre salen, producido por el resultado de alguna de hibridación con algún serinus o spinus y claro por una mala selección de los reproductores .

La cabeza y el cuello tienen mucha más importancia que la dada por los 10 puntos de la planilla. Un canario por pequeño que sea si no tiene el cuello delgado diferenciándose claramente de la cabeza y el cuerpo, no es un raza, simplemente es un canario chico o muy probablemente un híbrido o descendiente del mismo, es una característica muy importante y pocas veces bien valorada, hay países donde esta característica esta poco valora y es esencial, para la visualización completa de un buen ejemplar.
La cabeza tiene una doble lectura desde mi punto de vista: la primera es que antiguamente, podía ser avellana o serpentiforme, parece ser que provenía de distintos criterios, es lógico y necesario que se unificaran, pero pienso que si bien la cabeza avellanada es mas hermosa, el cuerpo de los razas con cabezas serpentiforme, son mucho más esbeltos. Cierto, no puede ser una raza de animal que tenga dos formas de cabeza; la segunda lectura es más polémica, porque una forma y no la otra, cierto es que el hecho de que la cabeza o la nuca no sea plana como se podía deducir de la serpentiforme, facilitaba que las hibridaciones con serinus no pudieran colarse con tanta facilidad, no obstante en la actualidad esa forma avellanada tan característica incluso más cuando levantan las plumas de la cabeza, que antaño nos parecía un signo de pureza y excelencia hoy día pude ser un gran problema por las numerosas hibridaciones que se están haciendo con varias especies de la familia de los spinus y cuesta mucho más su detección en las exposiciones que las de los serinus. El pico tiene su importancia ha de ser cónico y pequeño, un pico excesivamente grande debe ayudarnos ha desechar animales, y si el demasiado fino delata su origen.

Alas y colas, son uno de los apartados de la planilla más desconocido y que más puede degenerar y alejar a los ejemplares de una línea ideal. Es muy importante que las alas estén pegadas al cuerpo los hombros escondidos y no deben aletear, como un pájaro salvaje, pues delatan un origen poco claro. Las alas no pueden cruzarse y tienen que estar bien adheridas al cuerpo y terminadas en punta. Un defecto frecuente en algunos ejemplares es llevarlas algo caídas o mal terminadas sin definir bien esa punta.
La posición de la cola es un claro síntoma de la mezcla con el hoso japonés, muchos ejemplares en apariencia grandes Razas premiados en los más prestigiosos concursos, muestran la mezcla de su origen, colocando la cola cerca del palo o incluso haciendo la media luna, y perdiendo la famosa alineación con cabeza y espalda. Pero también se ven habitualmente colas demasiado cortas y sin forma de pez terminada en V, característica del raza, estas colas marcan hibridaciones con spinus, o simplemente que han sido manipuladas, hay demasiadas colas manipuladas y no es una buena solución, la selección correcta de los reproductores debería evitar estas artimañas.

Las patas han de ser cortas, pero sobre todo acodadas, con muslos casi invisibles y el tarso debe medir 14mm. y tener los dedos pequeños, pero ese tarso no nos debe obsesionar. Esto que nos dice el estándar es un gran problema que hace a muchos criadores pecar, por la desesperación de no conseguir acotar las patas e introducir hibridaciones, no es la solución, hay que saber escoger los ejemplares de canarios, con las patas más cortas y si son largas han de flexionarlas bien, cuanto más flexionen el talón más corta es la apariencia las patas, y con paciencia y seleccionando ejemplares adecuados y en un corto plazo dos o tres años se obtienen resultados satisfactorios, evidentemente los apareamientos de los ejemplares deben de ser siempre intenso con nevado.

La calidad del plumaje compacto, liso, adherido al cuerpo, actualmente es uno de los defectos menos graves, pero rizos en cuello y pecho son fáciles de ver en buenos ejemplares, si existe es difícil de solucionar, el criar mucho intenso con intenso y la aportación del hoso para estrechar el pecho, han producido pájaros con mala pluma, hay que elegir ejemplares de pluma corta, el cruce de colores, mejora y mucho la calidad del plumaje, sobre todo brunos y marfiles, pero claro la pluma tiene que ser de calidad, con el color solo no es suficiente, esas plumas rizadas en pechos son símbolos de mala calidad de la pluma, el raza es el canario más próximo al silvestre, por lo que no tendría que tener ningún problema de plumaje. La luminosidad del plumaje es vital en un ejemplar de concurso y la mayoría de razas la han perdido señal de mala calidad de plumaje e incluso de salud a largo plazo.

La agilidad de movimientos, que el ejemplar sea vigoroso, alegre y adopte una posición esbelta debe de ser muy valorada, tanto en criadores como jueces. Los razas han de ser así, pájaros saltarines y simpáticos, donde los haya, el salto horizontal y la recuperación de los 45º con las plumas de la cabeza levantadas, son signos de pureza de raza, esto se usaba en Cataluña para seleccionar, ahora con la entrada de las hibridaciones hay que vigilar un poco más, igualmente los ejemplares muy nerviosos con aleteos continuados y los demasiado estáticos pues son muestras muy evidente de cruces.

La condición general debe de mostrar las mismas características que en otras razas, que se aprecie buena salud, este limpio sea vigoroso y que el conjunto de sus cualidades lo identifiquen con un buen ejemplar de raza española sin ninguna duda, si muestra signos que hagan dudar de esta pureza, es mejor no presentar el ejemplar a ningún evento.


Esto quién más o menos ya lo sabe, pero porque criamos ejemplares que no son adecuados, bajo mi punto de vista por tres motivos en los criadores:

Desconocimiento de la raza, cosa cada vez menos habitual.

Falta de ejemplares de cierta calidad, y criar con lo que se tiene sea o no de calidad, esta es una mala costumbre, poner parejas malas y esperar que suene la flauta.

Ganas de ganar sea como sea, sin pensar en el deterioramiento posterior del aviario, y ganar hibridando por desgracia no es difícil, pero limpiar un aviario de muchos descendientes de F1, es prácticamente imposible.

Por parte de los jueces los motivos son dos:

Desconocimiento real de la raza, con la teoría no es suficiente.

La prepotencia, hay quien cree que por haber aprobado un examen puede hacer y deshacer a su libre albedrío.

Por último la falta de un club técnico que sirva para alguna cosa más que para tirarse flores entre amiguetes, pensando más en su ego, que no en ayudar a progresar y evolucionar la raza. En otros países los jueces y los criadores desde estos clubes es donde hablan y racionalizan las distintas ideas, para evolucionar conjuntamente.

Todos estos motivos nos están llevando a premiar razas relativamente cortos, un poco anchos con poco cuello, sin patas, cola corta y lo peor es que ha muchos jueces, esos ejemplares les parecen más cortos que los auténticos razas más finos, con un buen cuello, las patas ligeramente largas y una buena cola en forma de pez. Es un engaño óptico que si no estás acostumbrado a comparar, caes en el error.
Nos estamos cargando el Raza Española y lo estamos convirtiendo en un canario pequeño, perdiendo la finura y esbeltez tan hermosa y característica.

6 comentarios:

José R. Menéndez dijo...

Muy buen texto, enhorabuena, creo que retrata la esencia de lo que fue, aún es, si actuamos a tiempo, y debería ser en el futuro del Raza Española.

Ferran Gironès dijo...

Esta claro por lo que he leído en tu buen blog, que sin conocernos la esencia del Raza la tienes tan clara como yo, el bueno de Antonio y algún otro criador más.
También es cierto que somos de los pocos puristas en idea, y me parece absurdo tener que defender ante criadores y jueces el concepto de forma como esencia del Raza, lo hago porque creo sinceramente que peligra, no es cuestión de líneas, la forma solo es una y la armonía de todos los apartados del estándar lo podrán mejorar, pero hay una forma, y se está menospreciando.
Salud y a seguir trabajando igual de bien.

Anónimo dijo...

Eso que escribes, Ferran, es lo que me enseñaron y que siempre llevo conmigo a la hora de escoger un pajaro, hacer parejas, concursar etc. Quizàs es una manera antigua de mirar al raza pero la sola que me parece logica. Un saludo

Vittorio Paramatti

José R. Menéndez dijo...

Tal vez no sea un menosprecio a la forma y más una obsesión de tamaño y longitud de tarsos a toda costa. También estoy de acuerdo con António en que el problema no sea la longitud de la patas sino la inclinación respecto a la horizontal del pájaro, como tú también apuntas.Ya veremos al final que pasa. Un saludo.

Antonio Navarro dijo...

Tienes toda la razón.
No tenemos que olvidar que quien crea una raza y un estandar son los criadores y los jueces quien lo deben de ejecutar. Es deber y responsabilidad de unos y otros el velar por la continuidad de una correcta selección.
La selección es un elemento vivo, es decir, está en continuo avance para llegar al máximo de excelencia de una raza, y ésto no ocurre nunca, por eso siempre se está avanzando.
Nunca se puede estar a caprichos o intereses de un colectivo que lo único que puede conseguir es tirar al traste años de trabajo.
Estais, entre José Ramón y tú, poniendo el nivel muy alto. De aquí puede salir algo muy interesante y positivo para nuestro Razita.
Un saludo.
Antonio Navarro.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo para los que estamos empezando no hecharnos mucho al monte y refujiarnos mas en la observacion del aviario
Gracias
Emiliano